miércoles, 3 de febrero de 2016

"Las emociones de Nacho"

Editorial: Edelvives
Autor: Liesbet Slegers
Mi recomendación: de 18 a 36 meses


Creo que todo el mundo conoce a Nacho. Son innumerables sus títulos y aventuras en todo tipo de circunstancias, así como las de su amiga Laura que ya tiene títulos dedicados en exclusiva a ella aprovechando el "tirón" de esta autora con el pequeño Nacho. Otros personajes han ido también encontrando su lugar, y ése es el caso de Raúl que responde a las actividades cotidianas de los más pequeños (comer, dormir, jugar, bañarse y vestirse), y de Dani que es un bebé que atiende al conocimiento más primario, el del propio cuerpo y la propia acción ("¿Quién soy?", "¿Dónde estoy?", "¿Qué estoy haciendo?")


Calculo que Nacho es el reflejo de un niño de unos 2 años, mientras que el pequeño Raúl tiene sólo un añito, Dani es un bebé de meses y Laura tiene unos 3 años. Esto hace que las experiencias de Nacho tengan lugar no sólo dentro de casa, sino en los lugares que suelen visitar los niños de esta edad: médico, peluquería, escuela, casa de los abuelos...

No es que a mí me apasionen especialmente Nacho y sus historias, pero tiene algunos títulos que me gustan mucho como libro "de consulta". Esos cuentos que no necesariamente son para contar de seguido, sino que podemos recurrir a ellos para leer sobre determinadas cosas relacionadas con lo que va sucediendo en la vida de nuestros hijos.

Así ocurre con este título sobre las emociones, pero también con "Los cinco sentidos de Nacho" o "Los rituales de Nacho".
Libros con bastante información pero bien adaptados a la edad a la que se dirigen, con conceptos claros y sencillos, cargados de color y unas ilustraciones simples pero efectivas.





Este libro me parece genial como primer libro de educación emocional pura y dura. Aborda las cuatro emociones básicas: triste, enfadado, asustado y contento. Y de cada una de ellas hace un análisis muy completo que me parece la plataforma perfecta para todo aquello que queramos comentar sobre cada una de estas emociones en estas edades.

Primero presenta a un personaje experimentando esa emoción en una situación relacionada con la misma.


A continuación muestra cómo podemos reconocer esa emoción en Nacho (o en nosotros mismos) a través de los signos físicos. Y en la misma página nos muestra varios elementos u objetos asociados a esa emoción.


Después presenta una situación frecuente en la vida de los niños de 2-3 años en la que Nacho experimenta esa emoción y vemos cómo la gestiona en su relación con los demás.


Y finalmente introduce el formato cómic para presentar una historia cotidiana en viñetas, en las cuales Nacho experimenta la emoción y la gestiona con éxito.


Me parece un acierto total la forma de plantear el análisis de las emociones a los más pequeños y creo que puede convertirse en una herramienta muy útil para madres y padres cuando nos encontramos con la necesidad de abordar el tema emocional en los primeros años.

Por todo ello os lo recomiendo y os animo a alimentar, formar y acompañar la inteligencia emocional de vuestros hijos e hijas desde su nacimiento.



¿Utilizáis algún otro cuento en casa para trabajar las emociones con niñ@s de estas edades?

No hay comentarios:

Publicar un comentario